jueves, 21 de junio de 2012

LOS NOMBRES DE JOSE


Después de tanto especular con los nombres de quienes podrían conformar el gabinete de Josefina Vázquez Mota, en caso de eventual triunfo, la panista deslizo algunos.

No se trata precisamente de quienes irían a las principales secretarías (Hacienda, Gobernación, Relaciones Exteriores, Seguridad Pública, Defensa, etc.), pero sí de personajes que destacan en sus respectivas actividades.
Son hombres y mujeres cuyos nombres resultan conocidos, por su hoja de servicio público y como en el caso de los mencionados por Andrés Manuel López Obrador, sin demasiados negativos en su contra.
En contraste con los posibles secretarios del gabinete de la izquierda, los personajes mencionados no llegan, en su mayoría a la tercera edad, aunque hay algunos que la superan.
Dentro de los mencionados se encuentra el Premio Nobel de Química, Mario José Molina Pasquel, un experto en sus temas y con reconocimiento internacional.
Aunque no se situó la posición en que estaría ubicado el experto en Física y Química molecular, se especula que podría ser en la secretaría de Medio Ambiente, donde podría desarrollar proyectos y estrategia para la materia.
Luis de la Calle, es otro de los nombres mencionados por la candidata presidencial panista como eventual miembro de su gabinete.
En el pasado fungió como subsecretario de Economía y ministro para asuntos Comerciales en la embajada de México en Washington.
Doctorado en economía en la Universidad de Virginia, laboró también en el Banco Mundial y se desempeña actualmente como socio y director general del despacho La calle, Mancera, Madrazo, SC, además de ser articulista del diario El Universal.
Su nombre encajaría en forma natural en la secretaría de Economía.
Carlos Elizondo Mayer-Serra es un prestigiado académico, que fungió como director del CIDE (Centro de Investigación y Docencia Económica) durante 10 años.
Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Oxford y comentarista de distintos espacios electrónicos, Elizondo fungió como embajador de México en la OCDE (Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico) y forma parte del Sistema Nacional de Investigadores del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología.
Su experiencia en esas áreas lo podrían ubicar dentro del Conacyt o vinculado al ramo educativo (SEP).
Esther Orozco es como Mario Molina, químico de profesión, aunque ella tiene el doctorado en Bilogía.
Actualmente se desempeña como rectora de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México y ha sido crítica del sistema educativo.
Su nombre podría estar destinado para una posición dentro de ese ramo.
Cecilia Soto, es de amplia formación, tanto que le ha permitido transitar por varios partidos políticos.
Fue diputada local (Sonora) y federal por el extinto Partido Auténtico de la Revolución Mexicana y más adelante fue nominada candidata presidencial del Partido del Trabajo, para sumarse a las campañas presidenciales de los panistas Vicente Fox y Felipe Calderón.
Eso le valió ser designada embajadora de México en Brasil.
Se trata de la ex candidata presidencial que más cercanía mantiene con Josefina Vázquez Mota, con quien comparte su experiencia de una campaña presidencial.
Consuelo Sáizar Guerrero, licenciada en Comunicación y en la actualidad presidenta del Consejo Nacional Para la Cultura y las Artes (Conaculta), fungió antes como directora del Fondo de Cultura Económica.
Desde hace algún tiempo se le candidatea una y otra vez para ocupar la titularidad de la secretaría de Educación Pública.
Vinculada al mundo intelectual, recibió diversas condecoraciones y reconocimientos de gobiernos extranjeros, por el trabajo desarrollado.
De ganar Josefina Vázquez Mota la Presidencia de la República, su destino podría estar empatado con Educación Pública.
Estos son algunos nombres que, de ganar el primero de julio, considerará  Jose para conformar su administración, aunque también hay otros que colaboran cercanamente a ella y que estarían considerados.
Algunos de esos son Roberto Gil Zuarth, Dolores del Río y Ernesto Cordero Arroyo, quienes formarán parte del próximo Congreso de la Unión, en calidad de senadores, aunque el eventual triunfo de Jose los haría solicitar licencia.
Juan Ignacio Zavala, Rogelio Gómez Hermosillo, Miguel Székely Pardo, Rodolfo Tuirán Gutiérrez y otros más, completarían el círculo de funcionarios de primer nivel en el eventual gabinete de Jose.

RIESGOS EN EDOMEX

Surgen dudas sobre si el PRI podrá repetir la operación de hace tres años, cuando sus candidatos pudieron terminar con los corredores azul y amarillo, que comprendía los principales ayuntamientos del estado en manos de panistas y perredistas, respectivamente.
Recuperados los municipios de Ecatepc, Neza, Naucalpan, Tlalnepantla, Huixquilucan, Atizapán,  Cuautitlán, Metepec y Toluca, entre otros, el partido tricolor busca permanecer otros tres años, cuando menos, como gobierno.
Sin embargo, se han detectado problemas en algunos de ellos, en los que los candidatos no fueron bien seleccionados o no cayeron bien entre los electores.
Carlos Iriarte, candidato priista en Huixquilucan no penetra entre el electorado y se vuelve vulnerable. Carolina Monroy  no aprovecha lo planchado que le dejó el municipio de Metepec Ana Lilia Herrera. Pablo Basáñez García carga con los negativos de Arturo Ugalde en Tlalnepantla.
David Sánchez en Naucalpan enfrenta riesgo en las urnas ante la ex alcaldesa panista Angélica Moya. Martha Angón Paz es otro candidato del PRI que corre riego de perder, ya que su nominación no es bien vista en Neza.
Manuel Cadena Morales, postulado en Texcoco, corre el riesgo de perder.
Contrario a ellos, en Toluca, Martha Hilda González Calderón; en Atizapán, María Magdalena Sánchez Millán y en Zumpango, Abel Domínguez Azuz, son candidatos priistas que transitan sin grandes problemas.
Claro que en el Estado de México, los candidatos priistas apuestan al fenómeno Peña Nieto y que la inercia del voto presidencial les permita ganar en cada uno de los ayuntamientos en que fueron nominados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada